Nuestra Compañía

LA DECIMONOVENA

La Decimonovena es una Compañía de Bomberos que tiene por especialidades Agua y Rescate, se encuentra al servicio de las Comunas de Lo Barnechea, Las Condes y Vitacura, sin dejar de lado que de ser necesario, pueda prestar sus servicios a cualquier comuna de Santiago.

Esta Unidad del Cuerpo de Bomberos de Santiago, cuenta con 2 carros bombas y un carro multifuncional con dedicación particular al rescate. La diferenciación de cada uno esta dado por las características particulares de cada carro y por el material que tienen destinado en ellos.

La Decimonovena es la Compañía con el más amplio radio de acción de la Región Metropolitana, atendiendo emergencias como Fuegos estructurales, Fuegos en pastizales o cerros, Escapes de Gas, Accidentes de transito, Desbarrancamientos de Vehículos, Rescate en Estructuras Colapsadas , Rescate en Aguas Torrentosas, Rescate en Desnivel, Rescate de Personas, entre otros.

Para lograr lo anterior nuestros Voluntarios se encuentran en constante capacitación en diversas materias con un solo propósito poder entregar u servicio profesional y de alta calidad.

ALGUNOS NÚMEROS

0
Emergencias / Año
0
Capacitaciones / Año
0
Bomberos/as
0
Carros

NUESTRA HISTORIA

En 1959, el Cuerpo de Bomberos de Santiago ya contaba con 15 Compañías reconocidas, ahora centenarias en su mayoría. A medida que Santiago empezó a crecer geográficamente y sus limites empezaron a extenderse el Cuerpo de Bomberos de Santiago tuvo la necesidad de incrementar la seguridad de las áreas que, debido a este avance, habían quedado desprotegidas, es así como se formaron 4 Brigadas, que con el correr de los años pasaron a ser Compañías, las que hoy en día se encuentran dentro de las 22 que conforman el Cuerpo de Bomberos de Santiago.

La Decimonovena Compañía no fue la excepción, ya que en 1967 la Institución comunicó en la Junta de Vecinos de San Enrique la necesidad de crear una Brigada en el sector. La poca recepción del proyecto obligó a la Institución a probar suerte en la Junta de Vecinos de Lo Barnechea, presidida por Don Fernando Castro. En esta Junta la acogida fue mayor. Finalmente el 1º de Octubre de 1967 se envió una carta a la Institución en la que se postulaba oficialmente como Brigada No 4.

El presidente de la Junta de Vecinos, Don Fernando Castro, presidió la Brigada desde inicio. Aunque la Brigada en formación comenzó a funcionar desde el primero de octubre su instauración no fue oficial hasta el ocho de octubre de ese año, ya que por error de acta se dio como recibida la carta de postulación en esa fecha. Ese día se eligieron los primeros oficiales de la Compañía:

Director : Delfín Bezares Maira
Capitán : Dinko Bilicic Ubierna
Teniente 1º : Claudio Castro
Teniente 2º : Humberto Silva Venegas
Secretario : Ramón Meza Pinto

La Brigada No 4 fue considerada Brigada en formación hasta el 16 de enero de 1968, día en que fue reconocida legalmente por la Institución como Brigada No 4 propiamente tal. Desde esa fecha, Don Fernando Castro dejó de presidirla y al no haber sido bombero dejó de asistir. Anterior a la Brigada N° 4 se formaron las Brigadas N° 1, 2, y 3 que hoy constituyen las Compañías 16, 17 y 18 respectivamente.

Durante esa época se construyó el primer Cuartel de la Compañía, ubicado en Cuatro Vientos esquina de Lo Barnechea. El terreno fue donado por la Junta de Vecinos, donde había una casa patronal que tuvieron que demoler. Al ser una época muy conflictiva, en la que ocurrían tomas de terreno constantemente, los voluntarios no solo tuvieron que participar en la construcción del Cuartel, si no que tuvieron que hacer guardia en el terreno y cuidar los materiales.

La primera Máquina de la Brigada fue una Mack Hale, llamada B-4, por Brigada N° 4, venía proveniente de la 1ª Compañía del Cuerpo de Bomberos de Santiago donde había prestado servicio hasta 1963. Sus principales características eran una bomba centrifuga Hale con 500 galones por minuto de desalojo, estanque con 500 litros de agua que se ocupaban con una manguera semirrígida de primeros auxilios de 50 metros con pitón de doble efecto, montada sobre un chasis marca Mack de 7 metros y 30 centímetros de largo, con capacidad para 14 bomberos, además tenía 2 pollos laterales, el primero para 7 mangueras de 72mm, y el el segundo para 10 mangueras de 52mm, por último contaba con 2 canastillos de 72 mm y 52mm para 6 y 8 mangueras respectivamente. Este carro fue carrozado en los talleres Lavanchy.

El 18 de noviembre de 1970, por acuerdo del Directorio del Cuerpo, se decide que las 4 brigadas pasasen a ser compañías, por lo que por Orden del Día del Comandante Luis De Cambiere Duronea, la Brigada empezó su transición a Compañía, hecho que se realiza el 17 de marzo de 1971 en sesión extraordinaria del directorio, donde se reconoce a la Brigada Nº 4 como la 19ª Compañía del Cuerpo de Bomberos de Santiago «Lo Barnechea».

El primer lema de la Compañía «Dar sin esperar» fue sustituido por el lema actual «Valor y Fe», debido a que el primero representaba un compromiso social y no los valores y características esenciales que deberían caracterizar a los voluntarios. Junto con el lema se creó el Escudo de la Compañía:

«Un Cóndor Con Las Alas Extendidas, Posado Sobre Picachos De Montañas Nevadas Y Con Un Número 19 Entre Sus Garras». Este Cóndor representa el sector donde se encuentra ubicada la Compañía, reflejando en las montañas la cordillera que nos rodea y el cóndor el animal característico con todo el orgullo que representa. Las Ramas de Laurel ubicadas en semicircunferencia debajo del cóndor son típicas del escudo del Cuerpo de Bomberos de Santiago y las adoptamos en nuestro escudo para representar la importancia de la Institución a la que pertenecemos.

El día 1 de Octubre del año 2005, se firma el Canje de amistad con la Séptima Compañía del Cuerpo de Bomberos de Valdivia, la cual fue fundada el 27 de abril del año 1900 en el barrio los Canelos, hoy conocido como Miraflores, siendo este Canje es histórico para ambas compañías, siendo que ninguna de las dos poseía algún tipo de hermandad con alguna otra.

Orgullosos como decimonovenos, considerar el cuartel de la séptima como nuestro, asentado en la hermosa ciudad de Valdivia.